Técnica de eliminación segura de amalgama de mercurio (SMART)

La extracción de la amalgama se debe realizar siguiendo un protocolo de extracción seguro. El mercurio puede provocar serios daños en el organismo, por ello, se aconseja que el profesional siga con precisión el protocolo de seguridad que recomienda la IAOMT (La Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología) y complementar el proceso con los suplementos naturales adecuados para ayudar al cuerpo a mitigar los efectos secundarios derivados de su toxicidad.

11062b_f0cd2b56e86443d68d21b6bc12fe055c_

Una de las principales preocupaciones en el mundo de la salud dental es la presencia de mercurio en las amalgamas, su peligrosidad para el organismo y su eliminación de una manera segura. Las restauraciones de amalgama dental contienen aproximadamente 50% de mercurio. Diversos estudios han demostrado que estos rellenos emiten vapores, por lo que su manipulación expone a profesionales y pacientes. 

En 2016, las recomendaciones sobre el protocolo de extracción de amalgama de la IAOMT se renombraron oficialmente como Técnica de Eliminación Segura de Amalgama de Mercurio (SMART). La IAOMT actualizó el protocolo para la extracción segura de amalgama el 19 de julio de 2019.

Utilizando la evidencia científica disponible, la IAOMT ha desarrollado amplias recomendaciones de seguridad para la eliminación de restauraciones de amalgama de mercurio dental existentes. 

 

PROTOCOLO DE PROTECCIÓN AL PACIENTE:

El principal objetivo es reducir la exposición adicional. Esto se consigue de la siguiente manera:

  • Manteniendo las amalgamas frías mediante el uso de un spray de agua fría.

  • Utilizando un succionador de alto volumen.

  • Proporcionando una fuente alternativa de aire a través de una máscara nasal. 

  • Aislamiento con de dique de goma de nitrilo sin látex. 

  • Ayuda alimentaria apropiada antes, durante y después de la extracción de la amalgama por un periodo de entre 2 y 3 meses con una suspensión de carbón, chlorella o selenio para enjuagar (a menos que el paciente rechace o haya otras contraindicaciones que lo hagan clínicamente inapropiado). Tomar mucha agua o incluso leche (o yogurt líquido) el día de la remoción es lo más habitual y menos complicado. De este modo se mejora la depuración del organismo  y se facilita la reparación de los daños causados.

  • Manteniendo el aire de la habitación puro con purificadores del aire o ionizadores. 

 

PROTECCIÓN DEL PERSONAL:

  • Mediante el uso de una máscara.

  • Uso de guantes de nitrilo.

  • Instalación de filtros para metales en los sistemas de aspiración de los sillones dentales para proteger al medio ambiente